Marujas Modernas

Ahorrar y ser ecológico, trucos caseros

This content shows Simple View

Main

Consejos para ahorrar electricidad y pagar menos en tu factura

Uno de los objetivos que cada uno de nosotros debe tener, siempre, es el de ahorrar dinero. Y, mejor aun cuando ese ahorro monetario incide también, de forma positiva, en el medio ambiente.

Tal es así en el caso del ahorro del consumo eléctrico.

Por eso, hoy vamos a comentar algunos consejos prácticos que puedes seguir para ahorrar dinero con tu gasto de energía eléctrica, y por ende, pagar menos en tu factura de electricidad, mes a mes.

Conforme vayas adoptando y mejorando estos hábitos, mejores serán los resultados.

La temperatura: nada de adicciones

Uno de los lugares donde más dinero dejamos, cuando hablamos de presupuesto para pagar la luz, es en el que respecta a la temperatura: aires acondicionados o calefacción. Ambos, inclusive.

Esto ocurre porque estamos acostumbrados a regular la temperatura, y sin importar lo bien que esté el clima afuera, siempre queremos mantener encendidos estos aparatos.

Por eso, uno de los consejos primordiales es asumir el compromiso de encenderlos sólo cuando les necesitas. Hay días en que la temperatura es agradable y, sencillamente, no necesitarás encender nada.

Si lo quieres, y te lo puedes permitir, un aire acondicionado con tecnología inverter puede funcionar para este propósito, ya que sólo se enciende cuando la temperatura abandona un rango “ideal”. Del resto, ahorra energía.

La iluminación, mejor si natural

No es que nos encante tener la casa a oscuras. Creo que a nadie le hace gracia. Pero, es posible ahorrar mucho consumo en el término de la iluminación.

Para hacerlo, lo mejor es siempre aprovechar la luz natural. Tanto para evitar encender las bombillas y las lámparas, como para hacer todas las tareas pesadas del día.

De este modo, ganarás al doble: en primer lugar, porque ahorras electricidad; y en segundo lugar porque serás más eficiente, ya que la luz natural incrementa nuestra productividad, porque la vista se cansa menos.

Realiza un día “mínimo viable”

Si haces un día al mes en el que consumas lo mínimo posible, ahorrarás una gran suma de dinero. Por supuesto, contribuyes al ahorro general un montón.

Por eso, planifica tu mes de acuerdo a las cosas que tengas que hacer, y dentro de ese mes, escoge un día donde sobrevivas con un consumo de energía muy bajo. Incluso nulo, si quieres ir al extremo.

De este modo podrás comparar tus facturas viejas con las de ese mes, y sabrás cuánto gastas en energía cada día. ¡Te vas a sorprender!



3 cosas que puedes por tu cuenta para ahorrar dinero

Vivimos en un mundo cada vez más acostumbrado a pagar por todo. Queremos todo de forma automática, sin hacerlo por nuestra cuenta. Si pueden, que lo traigan a la puerta de casa.

Pero esto no tiene por qué ser así. De hecho, es posible que exista otro modo que nos permita ahorrar dinero, tiempo, y a la vez, sentirnos más a gusto si lo hacemos por nuestros propios medios.

Por eso, hemos querido recopilar al menos 3 actividades que te representarán un ahorro importante si decides hacerlas por cuenta propia, sin pagar por ello, o sin gastar muchos recursos.

Cortar el cabello

El dinero que se gasta en la peluquería puede, a veces, considerarse necesario. Y no tiene por qué ser así. De hecho, cortarse el cabello es cuestión de aprender una vez, y repetir el proceso durante el resto de tiempo.

Por eso, si lo que quieres es ahorrar dinero de forma sustancial durante todo un año, plantéate aprender a cortar tu propio cabello, o el de tu pareja, si vives con ella.

Así, podrás ahorrar no sólo mucho dinero, sino que comenzarán a hacer cosas juntos, o en caso de que vivas solo, encontrarás una fuente de propulsión de autoestima. ¡Créeme!

Lavar tu ropa

Incluso los que sentimos que trabajamos a toda hora tenemos un momento libre, en algún lugar de la semana. Un momento como para lavar nuestra propia ropa, sin necesidad de utilizar lavadoras o secadoras.

Así, no gastamos energía eléctrica. Y además, no gastamos dinero en lavanderías.

Esta actividad te puede tomar como máximo una hora, y valdrá para tener ropa limpia y usable por, al menos, 2 semanas.

Aunque claro, siempre dependerá de la cantidad de prendas que tengas. Pero, a mayor cantidad de prendas, mayor ahorro de dinero al largo plazo.

Cocina en casa

Pocas cosas molan más que pedir todo ya hecho. Nos ahorramos el tiempo, y hasta la molestia si no nos gusta cocinar.

Sin importar la animadversión que le tengamos a la cocina, llega un momento (económicamente hablando) en el que debemos vencer todos nuestros miedos a la comida quemada o desabrida, y ponernos manos a las obras.

El ahorro de comprar alimentos y prepararlos en casa, a diferencia de comprar comida en un restaurante o comida semi-preparada (enlatados,…), puede representar miles de euros a lo largo del año.

Un ahorro que luego puedes destinar a darte un regalo, como ir a un buen restaurante. ¡Lo valorarás más!



¿Cómo ahorrar agua en casa en sencillos pasos?

 

El agua es unrecurso no renovable del que disponemos, a diario, para hacer múltiples tareas. Es tan necesaria que basta con que tengamos un día sin el vital líquido para que se enciendan las alarmas, para que nada nos salga bien y para que tengamos que hacer malabares para cumplir con lo que teníamos planificado.

Por eso, conviene ahorrar agua. No tanto como guardarla en un recipiente, sino ahorrar en dinero, en cantidad consumida. Una factura de agua con rebaja es una bendición. Lo sabes.

Por eso, aquí tenemos unos sencillos consejos para aprovechar mejor el vital líquido.

Mejor una ducha

El glamour de llenar una tina, de los aceites, de los pétalos de rosa, nadie lo discute. Pero, en comparación con una ducha en una regadera, tenemos una ventaja: la segunda opción consume una cantidad ínfima de agua en comparación con la primera.

Por eso, siempre, mejor una ducha.

A esto puedes añadirle un cronómetro. ¿Sabes cuánto tiempo pasas duchándote? Mídelo, y hazte una propuesta de reducir ese tiempo a la mitad.

Así, gastarás sólo la mitad del agua. Y te aseguro que no te faltará enjuagar ninguna parte de tu cuerpo.

El lavado artesanal

De nuevo, volvemos al término de glamour o al de comodidad.

Tener una lavadora y una secadora significa tener la dupla perfecta que nos permitirá ahorrar una gran cantidad de tiempo.

Pero, nos hará gastar una gran cantidad de agua. Y de energía eléctrica.

Así que puede ser que el ahorro no compense mucho el gasto consecuente.

Por eso, toma uno o dos días al mes para lavar al modelo artesanal: recogiendo el agua por cuenta propia, enjuagando manualmente, y exprimiendo a mano. Puedes, incluso, aprovechar la energía solar para secar la ropa.

Como consecuencia, habrá no sólo un ahorro de agua (que puede ser hasta del 80%), sino también un ahorro de energía considerable. Doble ahorro, mismo propósito: gastar menos dinero.

Repara las goteras

Aunque parezca que la reparación saldrá más costosa que dejar una gota cayendo cada minuto, al largo plazo representa un ahorro.

Primero, por los problemas de humedad en tu casa. Segundo, porque una pequeña gotera representa un problema potencial, que conforme pase el tiempo irá agravándose hasta que tengas, cuando no haya más remedio, que actuar en consecuencia.

Por eso, no podíamos finalizar este post sin aconsejarte que el primer paso para el ahorro es la distribución eficiente: sin fugas, sin goteras.




top