Trucos para ahorrar dinero siempre

A todas nos pasa que, en algún momento, ya no encontramos por qué lado recortar. Parece que ya lo hemos hecho todo, que ya hemos ahorrado todo lo que podíamos, y que no nos queda más que aguantar las verdes. Y rogar que en algún momento lleguen las maduras.

Pero no tiene por qué ser así. Mejor dicho: siempre se puede ahorrar un poco más. Algo que parece imperceptible, insignificante, al largo plazo puede suponernos un ahorro de porcentajes de hasta 2 dígitos. ¿Qué te parece?

Por eso, hoy vamos a comentar algunos consejos para ahorrar. Para siempre poder ahorrar dinero.

Desde lo básico

Por supuesto, si hay que hacer recortes, es mejor empezar desde lo básico. Y con básico me refiero a todos los servicios que tenemos en casa.

Aquí podemos englobar los servicios de luz, de agua, de gas, de calefacción,… los que se te ocurran. Pasar también por los de internet, fibra, televisión, telefonía fija y móvil, y un largo etcétera.

Como verás, son muchos los servicios que tenemos contratados. Algunos, los asumimos sin siquiera poner un obstáculo. Y es posible que en alguno de estos podamos ahorrar.

Por eso, debes siempre pensar clasificando lo que es importante de lo que no lo es.

Y luego, en base a eso, ahorrar. Siempre podrás cambiar a un plan inferior en el móvil, siempre podrás escoger un plan menor en televisión por suscripción (puedes utilizar internet para ver lo demás, gratis).

Todo está en la voluntad que tengas por encontrar esas “fugas pequeñas” de dinero que se va mensualmente.

Las suplantaciones gratuitas

Haciendo cálculos, ¿sabes cuánto cuesta ir al cine y comprar un paquete de palomitas? En cambio, ¿sabes cuánto cuesta preparar palomitas en casa y ver una película en tu televisión por suscripción? Si haces cuentas de este tipo, muchas veces a la semana, te sorprenderás de la cantidad de dinero que te va quedando todos los meses.

Llegará el momento en el que la mayoría de las cosas que hagas las harás porque dispones de tiempo y ganas, más no porque has conseguido dinero para hacerlo. El dinero dejará de ser un problema para convertirse en tu principal aliado.

Claro está que tampoco necesitas ser un tacaño del primer mundo. ¡Que no! Pero, ¿quién dice que no se pueda ahorrar una significativa suma de dinero mensualmente haciendo prácticas tan honorables como estas?